miércoles, 16 de julio de 2008

Evidencias

Son el conjunto de elementos que prueban la existencia de un hecho o situación determinada obtenidos por medio de la inspección, observación, investigación, indagación y confirmación, que permiten sustentar las observaciones y recomendaciones reflejadas en el informe de auditoría.

El auditor debe consignar en sus papeles de trabajo la evidencia obtenida mediante la aplicación de los procedimientos de auditoría, la cual debe ser suficiente, adecuada y pertinente para sustentar en forma amplia y segura sus comentarios, conclusiones y recomendaciones.

El material de prueba que se obtenga debe reunir dos características fundamentales:

  1. La evidencia debe ser suficiente y adecuada, es decir, bastante en cantidad y convincente para que una persona con un criterio discreto pueda alcanzar similares conclusiones que el auditor.
  2. La evidencia debe ser pertinente, es decir relevante a los hechos y otra información afín, obtenida en la auditoría o estudio especial de auditoría, también debe ser válida y consistente.
  3. Cuando la evidencia se obtiene a través de fuentes externas a la organización auditada, ésta proporciona mayor confianza que cuando proviene únicamente de la organización.
  4. Cuando la información que respalda la gestión se prepara en condiciones satisfactoria de control interno, hay mayor confiabilidad que cuando se reúne en condiciones deficientes de control interno.
  5. El conocimiento personal directo que el auditor obtiene, la aplicación de técnicas como examen físico, la observación, el cálculo y la inspección son más confiables que la información que se obtiene en forma indirecta.